• Module 15
  • Module 16
  • Module 17
  • Module 18
  • Module 11
  • Module 12
  • Module 13
  • Module 14
  • Module 19
  • Module 20
  • Module 1
  • Module 2
  • Module 3
  • Module 4
  • Module 5
  • Module 6
  • Module 7
  • Module 8
  • Module 9
  • Module 10
  • Module 11
  • Module 12
  • Module 13
  • Module 14
  • Module 15
  • Module 16
  • Module 17
  • Module 18
  • Module 19
  • Module 20
  • Module 1
  • Module 2
  • Module 3
  • Module 4
  • Module 5
  • Module 6
  • Module 7
  • Module 8
  • Module 9
  • Module 10

Conjuntos funcionales en zona ATEX

La Directiva Europea 94/9/CE, llamada directiva ATEX, suele considerarse erróneamente una normativa impuesta a los electricistas.

La directiva ATEX no es una normativa eléctrica.

De hecho, en el conjunto del texto de la directiva, el término "electricidad" solamente aparece una vez para mencionar los peligros de la electricidad estática. La directiva ATEX hace referencia al conjunto de actores, fabricantes y usuarios, y no solo a los electricistas.

La mayoría de los equipos que fabricamos se instalan en zona ATEX. Además, nuestros equipos se estudian y fabrican según la norma ATEX de la Directiva Europea 94/9/CE para evitar cualquier riesgo de inflamación, explosión o deflagración debido a la coincidencia de tres factores:

  • - la presencia de un combustible: los reactores, cubas e intercambiadores suelen contener disolventes inflamables y compuestos volátiles que son combustibles;
  • - la presencia de un comburente: los reactores y cubas suelen estar provistos de trampillas de acceso que, abiertas, pueden dejar entrar oxígeno en el aparato o dejar escapar compuestos orgánicos volátiles;
  • - una fuente de ignición: una llama, una chispa o una temperatura en la pared demasiado elevada con respecto a la temperatura de autoignición del disolvente volátil presente.

Nuestros equipos están diseñados para evitar cualquier fuente de ignición en una atmósfera en la que un comburente y un combustible se mezclan a veces, a menudo o siempre.

Nuestros equipos se consideran «conjuntos» funcionales en el sentido de la Directiva ATEX 94/9/CE.

Por ello, la empresa CELSIUS está habilitada para fabricar módulos de energía, conjuntos clasificados en la categoría 2 para ser utilizados en zona 1 o 2 según la directiva ATEX. Además, las placas con el distintivo CE están marcadas según el caso de la manera siguiente:

formules pdf(Certificado de depósito ante TÜV Saarland, organismo notificado)

El marcado de nuestros aparatos define las condiciones de uso:

2 Nuestros aparatos son de categoría 2 y pueden montarse en zona 1 o 2
(véase más abajo)
G Nuestros aparatos pueden utilizarse en atmósferas explosivas gaseosas
(véase más abajo)
IIB o IIC Naturaleza del combustible
(véase más abajo)
T3 o T4 Clase de temperatura
(véase más abajo)

Al fabricar skids o unidades de producción completas, CELSIUS monta numerosos sistemas siguiendo modos de protección diferentes, asegurándose de que el uso simultáneo de estos materiales en las condiciones de servicio previstas no cree riesgos adicionales no previstos por los fabricantes.

La evaluación de riesgos es responsabilidad del usuario y el peligro está codificado en función de los criterios siguientes:

CClasificación de zona:

Las zonas de riesgo G están clasificadas en función de la periodicidad del peligro:

Zona 0 Una atmósfera explosiva gaseosa está presente de forma permanente o durante un largo periodo. Los únicos equipos eléctricos presentes en zona 0 se clasifican en la Categoría 1.
Zona 1 una atmósfera explosiva gaseosa puede estar presente de forma temporal con un uso normal. Es el caso, por ejemplo, del entorno de los aparatos provistos de una trampilla de acceso que se abre durante una operación de funcionamiento normal. Los únicos equipos eléctricos presentes en zona 1 se clasifican en la Categoría 1 o 2.
Zona 2 una atmósfera explosiva gaseosa puede estar presente accidentalmente y durante un periodo corto. Es el caso, por ejemplo, del entorno no inmediato de los aparatos, pues estos están confinados en un recinto con una atmósfera controlada, recinto que puede liberar de forma accidental un disolvente volátil. Los únicos equipos eléctricos presentes en zona 2 se clasifican en la Categoría 1, 2 o 3.

Para las atmósferas con polvo se definen otras zonas de riesgo (D): zonas 20, 21 y 22 según los mismos criterios de periodicidad.

Naturaleza del combustible:

El grupo de explosión se define según la peligrosidad del gas o del disolvente volátil presente:

Grupo I : para las minas grisuosas y sus equipos. Gas de referencia: metano.
Grupo II : para las demás atmósferas explosivas, subdividido en:
Grupo IIA : gas de referencia: propano.
Grupo IIB : gas de referencia: etileno.
Grupo IIC : gas de referencia: hidrógeno.

Por lo general, la naturaleza de los combustibles presentes en los talleres de síntesis química o de extracción con disolventes es muy diversa y el grupo de explosión clasificado por el usuario es el Grupo IIB, lo que corresponde al conjunto de gases presentes en la industria de la química fina, con excepción del hidrógeno.

Por su parte, los talleres que tratan con hidrógeno se clasifican en el Grupo IIC.

Clase de temperatura:

La clase de temperatura se define en función de la temperatura de inflamación de los vapores de los disolventes presentes en el taller:

  • Clase T1 : por encima de 450 ºC
  • Clase T2 : de 300 a 450°C
  • Clase T3 : de 200 a 300 °C
  • Clase T4 : de 135 a 200 °C
  • Clase T5 : de 100 a 135 °C
  • Clase T6 : de 85 a 100 °C

La clase de temperatura de un conjunto completo no se define únicamente en función de los componentes eléctricos.

Un módulo de energía alimentado con vapor a 6 bares cuya temperatura de pared alcanza los 165 ºC es de clase de temperatura T3 incluso si sus componentes eléctricos son de clase T4 o T6. El manual de instrucciones precisa con detalle que este conjunto debe estar instalado en un taller de clase de temperatura T3 o más segura. Y el usuario deberá abstenerse de utilizar disolventes cuyos vapores puedan inflamarse en contacto con una pared de menos de 200 ºC.

Por lo general, los motores de arrastre montados en los talleres de química fina tienen una clase de temperatura T4, lo que significa que ni la pared del motor ni ninguna parte que pueda entrar en contacto con los gases puede superar la temperatura de 135 ºC en ninguna circunstancia. En un taller en zona ATEX de clase de temperatura T4, y cuyos equipos se hayan clasificado correctamente, el usuario puede utilizar con total seguridad disolventes cuya temperatura de inflamación sea superior a 135 ºC.

La clasificación de motores eléctricos T4 y la clasificación de instrumentos según la clase de temperatura T6 han llevado con frecuencia al usuario a clasificar el conjunto de la zona ATEX del taller como clase de temperatura T4.

Pero la clasificación de un taller como clase T4 prohíbe al usuario utilizar temperaturas de servicio superiores a los 135 ºC e incluso alimentar el taller mediante conductos de vapor saturado a 6 bares cuyas paredes alcancen... 165 ºC.

Así, incluso si el motor de la bomba es de clase T4, la motobomba por la que circula un fluido a 165 ºC debe ser clasificarse como T3. Lo mismo ocurre con el agitador de un reactor cuya temperatura máxima de servicio es de 165 ºC.